Error
  • JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 42

La lectura como llave para acceder a nuevos mundos.

Valora este artículo
(0 votos)

Sample image

El compromiso que los docentes tenemos con la lectura se manifiesta cada vez  que se enseña y se entablan los vínculos afectivos que unirán de por vida al niño con la misma. La lectura, de este modo, forma lectores ávidos, imaginativos, creativos. En definitiva, se desarrolla el sentido crítico de los futuros ciudadanos.

 Para que este proceso se lleve a cabo convenientemente, en primer lugar, los docentes deben llevar a la práctica, nuevos criterios, imaginación desbordada y buscar todos aquellos textos valiosos de autores reconocidos. La tarea alfabetizadora sentará raíces profundas y complejas. No se alfabetiza sólo al enseñar a conocer las palabras, las letras o los textos, sino que el poder del lenguaje radica en su capacidad transversal de atravesarlo todo.

Mediante el uso del lenguaje escrito, se ponen en juego diversos propósitos, se tienen en cuenta también las situaciones comunicativas, sobre todo aquellas que se desarrollan con una frecuencia tal que garantizan en los niños la continuidad, mediante la cual, dichos acercamientos con las prácticas del lenguaje prosperen hasta lograr que se apropien totalmente de las mismas.

La biblioteca juega un papel importante en el colegio y en la casa, pues ayuda a incentivar, a dar placer por los libros e invita a los niños para que se adueñen de ella. Es cierto, que se hacen lectores leyendo, pero también escuchando a otros Lectores. La variedad de autores, en cuanto a propuestas literarias, ampliará el universo lector de cada uno.

Otro aspecto importante es el entorno en el cual deambulan los niños, ya que, es un disparador permanente, si está preparado adecuadamente. Colocar letreros, carteles, poesías, en láminas en las paredes, siempre accesibles a los niños, escritas en imprenta mayúscula, provocará el interés por saber qué dicen, o intentar descubrirlo, leyendo ellos mismos.

Por otra parte, es indispensable facilitar el contacto con variados elementos cotidianos, pues es de esta forma como se comienza a acercar al niño a la lectura. Acercar los textos a los pequeños es la manera como aprenden a leer, "leyendo". Esto les posibilita previamente realizar anticipaciones del contenido del texto de la mano de las imágenes (el contenido gráfico) que el mismo posea.

Leer en compañía de un adulto es el momento ideal para que el pequeño comprenda qué es la escritura. Leerles en voz alta, señalar las letras, y que éstas conforman las palabras, y ver las ilustraciones que esas palabras representan, a la vez les ayudará a comprender el sentido de la escritura en su generalidad. Y que cada palabra tiene un significado en sí misma. Iniciarlos en la lectura y en sus convenciones los ayudará a aprender cómo abordar un texto.

Disfrutar a diario de experiencias lectoras con los niños, compartir junto a ellos el placer del tiempo compartido, el gozo de la escucha, favorecerá el desarrollo de la fantasía y sentará las bases de futuros lectores, que aprovecharán leyendo, escuchando y compartiendo. En ese maravilloso momento cotidiano en el que todo se detiene y sólo se deja correr la imaginación, docentes y padres son portadores de la llave secreta que conduce a ese mágico mundo. No dudemos en abrirles las puertas lo antes posible.

Modificado por última vez en Miércoles, 11 Junio 2014 22:22

Galerías

  

 

 

Circular: Horario e Indicaciones Tercer Periodo

 

    

             

             

 Nueva Habilitación de Encuesta Apertura Académica